jueves, 19 de agosto de 2010

Gay Bariloche celebra el matrimonio entre Héctor Centrone y Carlos Raúl Serrano

Héctor Centrone y Carlos Serrano están juntos desde hace 35 años, producto de un encuentro casual donde se “flecharon a primera vista”.

A partir de allí, una historia singular, ya que tuvieron una hija que “vino del cielo”, con la cual lograron formar una familia “completa y de diez”.
 
Luego del casamiento de Liliana Montillo y Alicia Vidal, el primer “Matrimonio Igualitario” que se consumó en Bariloche y Río Negro, ahora será la oportunidad de dos hombres, Héctor Centrone y Carlos Serrano,
el viernes 20 de agosto, a las 10.30 horas.
En diálogo con “Jugar Con Fuego”, programa de radio conducido por Natalia Lovece en Tribuna 93.7, de lunes a viernes, de 9 a 12 horas, Héctor describió que su estado anímico se mezcla con alegría y nervios, a pocas horas de unirse en matrimonio con el amor de su vida desde hace 35 años atrás. Para asombro de muchos, 35 años es mucho, sin embargo, Héctor manifestó que los han vivido con mucho amor, por lo que están ansiosos, “esperando a que llegue el día viernes”.

Los preparativos para la ceremonia y la fiesta posterior se están llevando toda la atención de la pareja. En este sentido, explicó que se tratará de “algo muy familiar y lo compartiremos también con los amigos”.
En cuanto a la “luna de miel”, ya tienen programado un viaje a Europa, durante el mes de octubre, para el cual tienen una larga lista de amigos que desean acompañarlos, pero “ya no hay más lugar en la valija”, aseguró firmemente.
En relación a su opinión a sobre este hecho histórico, poder acceder al “Matrimonio Igualitario”, y obtener los mismos derechos que el resto de los pares en la comunidad, Héctor destacó que “después de tantos años, ya era hora que pudiéramos hacer esto”. Héctor es peinador desde hace 40 años y Carlos es empleado, ellos se conocieron en una reunión “por casualidad”, se “flecharon a primera vista” y al mes estaban viviendo juntos.

Como fruto de ese amor, tienen una hija de 26 años de edad, María Vanesa, con tres nietos, llamados Violeta, Morena y San Cruz. Una familia a la que Héctor consideró “completa y de diez”, la cual aceptó desde un primer momento la relación que les dio origen.

Respecto a su hija, explicó que “no es de ninguno de los dos”. Ante la pregunta –con asombro- sobre a cómo era esa historia, Héctor respondió –simplemente- a que “vino del cielo” y que será una larga historia para contar más adelante.

UNA HIJA Y TRES NIETOS
Como fruto de ese amor, tienen una hija de 26 años de edad, María Vanesa, con tres nietos, llamados Violeta, Morena y San Cruz. Una familia a la que Héctor consideró “completa y de diez”, la cual aceptó desde un primer momento la relación que les dio origen.

DE LO QUE NO SE HABLA: LA ADOPCIÓN Ante el prejuicio y la polémica alrededor de la posibilidad que una pareja del mismo sexo acceda a la adopción de un niño al igual que el resto, Héctor opinó que “se crían como cualquier criatura” y agregó “ella tiene su pareja, tiene sus hijos, toda una familia. Somos una familia como otras”. Destacó que en el ámbito en el que siempre se “movieron” nunca tuvieron problemas de discriminación. Hizo referencia al prejuicio que existe en la comunidad en relación a este tema y ante la opinión general sobre que no deberían adoptar, Héctor comentó que la gente tiene “mucho prejuicio” e hizo hincapié en que “después hay muchos chicos en la calle”.

:: El Cordillerano

No hay comentarios:

Publique acá

Publique acá
O en cualquier lugar del sitio