miércoles, 28 de octubre de 2009

Mayoría de votos favorables al matrimonio gay






Luego de que, por dos períodos consecutivos, los proyectos de ley de matrimonio gay caducaran sin ser tratados, esta vez habrá debate en el Congreso. Después de una reunión con la presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, María Rachid, las titulares de las comisiones de Legislación General y Familia de la Cámara de Diputados de la Nación, Vilma Ibarra y Juliana Di Tullio, incluyeron el tema en el orden del día de una reunión plenaria de ambas comisiones que se realizará este jueves y podría haber dictamen antes de fin de año. Que el proyecto haya sido derivado a esas comisiones facilitó las cosas, ya que ambas diputadas son cofirmantes.
Uno de los principales argumentos de la reforma es que la prohibición del matrimonio gay es inconstitucional, por lo que ya hay un amparo que espera la decisión de la Corte Suprema de Justicia. Por ello, a la reunión del jueves están invitados a exponer los constitucionalistas Andrés Gil Domínguez (docente de la UBA) y Roberto Saba (rector de la Universidad de Palermo), coautores de los amicus curiae presentados ante la Corte en apoyo a la demanda. También expondrá Rachid, en nombre de la Falgbt, y para la siguiente reunión fue invitado el activista gay español Pedro Zerolo, asesor de Zapatero y principal impulsor de la ley aprobada en España en 2005.
“Los proyectos fueron firmados por más de 25 diputados de casi todos los bloques y era incomprensible que todavía no hubiesen sido tratados. El debate permitirá derribar mitos y demostrar que se trata, simplemente, de cumplir con la Constitución, que garantiza la igualdad ante la ley. Queremos los mismos derechos con los mismos nombres porque lo contrario significa que el Estado nos siga tratando como ciudadanos y ciudadanas de segunda”, dijo a este diario María Rachid. La presidenta de la Federación informó, además, que según una encuesta que se hará pública próximamente más del 70% de los argentinos está de acuerdo con la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. “Hay un sector muy minoritario de la sociedad que se opone a nuestros derechos y defiende la discriminación por motivos ideológicos y religiosos. Son poquitos, pero tienen mucho poder de lobby y por eso frenaban el debate hasta ahora. No querían debatir porque no tienen argumentos”, agregó.
Según un relevamiento realizado por este diario, el dictamen de las comisiones estaría casi garantizado. De los diputados de la Comisión de Legislación General que respondieron al cierre de esta edición, 14 ya tienen decidido apoyar el proyecto, apenas uno está en contra y dos aún no decidieron, aunque uno respondió con un “casi sí”. La comisión está integrada por 30 diputados, de modo que, para que la iniciativa no fuese aprobada, sería necesario que todos los diputados que aún no manifestaron su posición –muchos de ellos porque no estaban ayer en Buenos Aires y no pudieron ser ubicados– firmaran un dictamen en contra, lo cual parece poco probable. En la Comisión de Familia sucede algo similar: con la misma cantidad de integrantes, 14 adelantaron su voto positivo, apenas tres se manifestaron en contra y cuatro dicen que lo están pensando. Entre ellos, una diputada que le dijo a este diario que no adelanta su voto “por respeto al debate” pero que “suelo estar de acuerdo con estas iniciativas” y, en privado, había adelantado su apoyo a los impulsores de la iniciativa.
En junio, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, había declarado a este diario su apoyo al matrimonio gay: “Esto se va a resolver, porque hay muchos tipos como yo que estamos muy comprometidos, y no por una ventajita política sino por convicción. Es más, toda la vida estuve en desacuerdo con que las parejas homosexuales puedan adoptar, y un día tuve la valentía de decir que me convenciste, que tenés razón. Y no te lo digo a vos pidiéndote que no lo cuentes. Si lo tengo que repetir, lo voy a hacer, porque yo no me echo atrás”, manifestó el ministro.
Si hay dictamen favorable, la posición que adopte el bloque oficialista, que aún no está clara, será clave para definir si el debate llega al plenario de la Cámara. La mayoría de la oposición no se opone: los socialistas, la mayoría de los radicales y de los integrantes de la Coalición Cívica, además de los bloques de centroizquierda, apoyan el proyecto, pero la llave la tienen el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, y el titular del bloque oficialista, Agustín Rossi, que no toman decisiones sin consultarlo con la Presidenta. Cristina deberá decidir si su política de derechos humanos incluye a gays y lesbianas.
HABLAN LAS AUTORAS DE LOS PROYECTOS
“La ley depende del oficialismo”
SILVIA AUGSBURGER, PRESIDENTA DEL BLOQUE SOCIALISTA
–¿Usted pertenece a un bloque opositor. ¿La oposición se opone al matrimonio gay?
–No, para nada, no tiene por qué oponerse.
–Se lo pregunto porque algunos funcionarios del Gobierno dicen que si Cristina saliera a defender el matrimonio gay, como hizo Zapatero en España, la oposición “saldría a matarla”.
–¡Es una gran excusa! Además, cuando uno es oficialista, no hay espacio para grises: si tienen voluntad política, llevan las cosas para adelante, como hicieron con otros temas. La posibilidad de que el debate llegue al recinto depende exclusivamente del bloque kirchnerista.
–¿Cree que va a llegar?
–Ahí no tengo respuesta. Muchas veces le dan para adelante con una iniciativa pero después no se llega a discutir. Yo recalco que hay una gran voluntad política de las dos presidentas de comisión, que son oficialistas. Si el bloque oficialista las acompaña, tendremos debate.
–¿Es posible sacar este tema de la lógica oficialismo versus oposición?
–El tema es transversal. Hay voces a favor y en contra en casi todos los bloques. No sé si eso alcanza, pero yo veo un gran consenso en la sociedad.
–El Gobierno hizo de los derechos humanos una de sus banderas. ¿Por qué cree que con este tema, que es de derechos humanos, no avanzó?
–Porque sólo tomó un pedazo de los derechos humanos, importantísimo, pero sólo un pedazo.
“Es injustificable que no exista”


VILMA IBARRA, TITULAR DE LEGISLACIÓN GENERAL
–¿Por qué decidió impulsar este tema?
–Creo en la igualdad ante la ley. No tiene ninguna justificación prohibirles a dos hombres o dos mujeres que se aman que se casen como cualquier otro.
–¿Cuáles cree que van a ser los principales obstáculos?
–Lo que más duda genera a muchos legisladores es la adopción. Pero no hay ninguna ley que prohíba a los homosexuales adoptar, ni podría haberla, porque sería inconstitucional. Ya hay muchas parejas de gays y de lesbianas que tienen hijos y lo que está en discusión son los derechos de esos niños y niñas que no pueden tener obra social, o que si sus padres se separan no pueden pedir alimentos a uno de ellos, ni tienen derecho a un régimen de visitas. Lo que esta ley cambiaría es que esa situación de hecho se reconozca legalmente y esos niños y niñas tengan los mismos derechos que los demás.
–¿Habló con el Gobierno o con el bloque oficialista?
–Llamé a Agustín Rossi, el presidente del bloque, y le informé que iba a abrir el debate del tema en la comisión. Me dijo que le parecía muy bien.
–¿Le adelantó la posición del bloque kirchnerista?
–Quizás no salga a impulsarla abiertamente, pero creo que no se va a oponer. Además, hay diputados de ese bloque que han firmado el proyecto. Pero este tema, al igual que aborto, produce un corte transversal. Si el Gobierno no nos juega en contra, creo que tenemos dictamen y la ley sale. Soy entusiasta.

No hay comentarios:

Publique acá

Publique acá
O en cualquier lugar del sitio